Home Deportes “Nunca voy a bajar los brazos, siempre lucharé”: Francisco Meza

“Nunca voy a bajar los brazos, siempre lucharé”: Francisco Meza

by Redacción Karoline.info

El zaguero barranquillero, de 28 años de edad, habló con EL HERALDO de la recuperación de su tercera lesión de rodilla con rotura de ligamento.

No es fácil para un futbolista lidiar con las lesiones. Mucho menos sin son muy graves y revisten un largo período de inactividad. Francisco Meza, el defensa central barranquillero que pertenece a los Tigres de Monterrey y que ya suma cuatro años en México, ha encarado tres en sus rodillas, con compromiso ligamentario. La primera en su pierna izquierda en 2016, la segunda en la derecha en 2018 y, la más reciente, en julio de este año, de nuevo en la zurda.

PUBLICIDAD

A pesar de toda la adversidad que representa romperse el ligamento cruzado anterior en tres ocasiones, ‘Pacho’, hijo del exboxeador Ómer Meza, no se deja noquear, no se rinde, no tira la toalla. “¡Jamás!”, exclama con convicción.

Su espíritu de lucha, su tesón, su voluntad, su disposición y toda la garra que demuestra en la cancha, que el semestre pasado le significaron titularidad y coronarse campeón de la Liga mexicana con el cuadro felino, salen a flote ante cada situación que le presenta el destino por muy negativa que parezca.

EL HERALDO contactó a este guerrero del fútbol y la vida para hablar de la tenacidad que le permite rehabilitarse y seguir adelante.

 

P.¿Cómo va la recuperación?

R.

Bien. La recuperación va muy bien, vamos evolucionando de acuerdo a los tiempos. Estamos con toda la mejor actitud, con todas las ganas y deseos de recuperarme muy bien. El próximo año, entre enero y febrero, hay que mirar cómo está la historia para ver si me dan el alta médica.

P.Noto que tiene una gran fuerza mental. Después de tres lesiones usted se mantiene con el ánimo arriba…

R.

Son gajes del oficio que hay que tomarlos de la mejor forma. Son cosas que uno no quiere que pasen, uno siempre quiere jugar y estar bien, pero hay cosas normales. Depende de ti recuperarte. Ya es la tercera vez que me ocurre. Soy una persona de fe. Creer en Dios me ha ayudado a superar todos estos obstáculos. Uno los llama así, pero son aprendizajes y todo tiene un propósito para la vida de uno.

P.¿Esta tercera vez fue más dura o la tomó con más calma que las anteriores?

R.

Con más calma. Yo me preparé para esto también. Yo me lesioné en la pretemporada, pero la evolución mía fue buena porque no creían que era el ligamento cruzado. Paré de entrenar un par de días y me fui sintiendo mejor. Finalizando la pretemporada pude hacer los trabajos, correr y hacer todas las actividades, menos jugar fútbol. Cuando me hicieron el estudio para salir de todas las dudas, apareció que el cruzado estaba roto. Los médicos no sentían eso. El que me operó las dos veces anteriores también dudó. Mientras se definía completamente el tipo de lesión, me preparé y me puse en manos de Dios. Cuando entré al quirófano no se sabía si el ligamento estaba roto. Si era así, había que pelear, como en la vida.

P.Lamentablemente estaba roto…

R.

Sí, se confirmó que estaba roto y el médico lo cambió. Antes de la operación habíamos hablado qué se debía hacer, si se podía salvar o si había que cambiarlo, que fue lo que se hizo. Dios me dio la fortaleza y estaba preparado para eso. Le duele mucho a la familia, a mi esposa, mis papás, mis hermanos, mis amigos. Para ellos es más fuerte que para uno mismo que lo está viviendo. Uno se acostumbra a vivir con esto, entiende que la vida es así y que uno no sale ileso de todas las batallas, pero tiene la posibilidad de recuperarse para nuevamente empezar.

P.La rodilla izquierda fue la primera que se lesionó…

R.

Sí, fue la primera que me lesioné, después me operaron en la derecha y ahora nuevamente en la izquierda.
P.¿Qué le recomienda a Guillermo Celis, quien recientemente se lesionó en la rodilla izquierda y estará al menos seis meses fuera de las canchas?

R.

Mi mensaje es de apoyo. Esto es de la profesión, de la vida, y hay que tomarlo de la mejor forma. Celis es una persona muy creyente, lo conozco. Una persona apegada a Dios, a su familia, es un guerrero porque también le ha tocado luchar con el tema de su hijo y seguramente va a salir victorioso de esto. Lo más duro son las dos primeras semanas, de ahí en adelante uno empieza su vida normal y a echar para adelante. Yo lo tomo como unas vacaciones. Lo bueno es que sirve para pasar tiempo en familia, que es lo más importante. Dentro de lo malo hay que sacar las cosas buenas. Se comparte con la familia sin descuidar la responsabilidad de uno. Hay que trabajar más fuerte que estando activo porque toca ir a terapia en la mañana y en la tarde, la terapia casera. Toda una rutina.

 

P.¿En algún momento estuvo a punto de tirar la toalla?

R.

¡Nada! ¡Nada! Eso nunca va a pasar. Voy a luchar siempre. Nunca voy a bajar los brazos, nunca. Sé todo lo que me ha costado estar acá donde estoy, todo lo que lucharon mis viejos y mis hermanos, lo que he luchado con mi esposa. Al contrario, esto me da más fuerza, con esto aprendes. Esto es una enseñanza que te deja la vida y que ayuda a todo. En la primera lesión aprendí mucho de lo que es el fútbol.

P.¿Qué aprendió?

R.

Aprendí a valorar mi trabajo, mi cuerpo, las personas que están a mi lado y todas las cosas que tienes alrededor, de las que no te das cuenta porque estás en una burbuja. Uno a veces cree que jugar fútbol solamente es ir a entrenar y patear. Hay otras cosas que son muy importantes para uno como futbolista y persona.

P.¿A cuáles cosas se refiere?

R.

Si uno está en un club que no exige, que es flexible, que no pide una hora puntual de ingreso, un trabajo preventivo, un buen entrenamiento en la sede y en la casa… Hay que llegar a la casa a descansar, a hacer terapias y ejercicios. Eso hace que tu cuerpo esté sano y no tenga tantas lesiones. Previene y eleva tu nivel de juego. Eso es lo que nosotros los jugadores no entendemos, el poder comer bien, el descansar. Mi primera lesión me enseñó esas cosas. Hay cosas en las que uno no cree, pero hay que invertir tiempo y dinero al cuerpo, eso es lo que mantiene a tu familia, es el futuro de uno. Aprendí mucho en esa ocasión y por eso no me ha costado esta vez.

P.¿Cómo se han portado en Tigres con usted?

R.

Muy bien. No tengo ninguna queja. La verdad, gracias a Dios llegué a un buen club que tiene un buen presente y una de las mejores historias en los últimos diez años en el fútbol mexicano. Me han brindado toda su confianza y respaldo. Las veces que me he lesionado, ha estado ahí. No se ha perdido tiempo para operarme y recuperarme. Ha sido 10 puntos. He tenido una persona al lado desde que llegué aquí, se llama Emiliano Raffetto (kinesiólogo argentino). Me ha recuperado en las lesiones pasadas y lo está haciendo ahora. Agradecido y feliz con el club porque me ha cumplido en todo, 10 puntos en todo.

P.¿Qué es lo más mexicano que tiene Francisco Meza?

R.

Lo más regiomontano que tengo, porque yo vivo en Monterrey, es que como mucha carne, acá todo es carne, se vende y se consume mucho, es exquisita.

 

P.¿Poco picante?

R.

¡Mucho! ¡Mucho! Uno se va acostumbrando. Nosotros los costeños no comemos el mismo picante de México, pero ya tenemos el gusto por eso porque se lo echamos a la empanadita o la sopa. Al menos ya sabemos. A los otros compañeros colombianos, que son de otras regiones (Luis Quiñones y Julián Quiñones), les cuesta más, dicen que no les gusta y que no lo van a probar.

P.¿Cómo le va con los Quiñones?

R.

Nos la llevamos bien. De pronto no es una relación en la que siempre estamos juntos, pero en el entrenamiento nos la llevamos bien y nos respaldamos por ser colombianos. Con Luis he jugado en Santa Fe, los Pumas y acá. Ya son tres equipos, nos conocemos. Con Julián, que se vino casi desde niño para acá, también tengo buena relación. Por aquí estuvo Larry Vásquez, que ahora está en el Tolima, y también nos la llevamos bien.

P.¿Cómo se porta Luis Quiñones?

R.

Bien, bien. Llega un momento de la vida en que toca madurar. Luis se ve más serio y más responsable. El semestre pasado lo demostró, vino comprometido y su rendimiento fue muy elevado. Es una de las figuras del equipo en estos momentos. Ha jugado bien y ha sido responsable.

P.Hay otros dos defensas centrales barranquilleros a quienes les ha ido bien en México, William Tesillo y Alexis Pérez…

R.

Bien, muy bien. Con los dos me hablo, tenemos muy buena relación. Con ‘Tesi’ (de León) llegamos a la final el torneo pasado. Alguno de los dos tenía que ganar y gracias a Dios ganamos nosotros. Me alegra que los dos marchen bien. León es el equipo que mejor fútbol está jugando ahora. El equipo de Alexis (Querétaro) se reforzó bien, con un nuevo técnico y nuevos jugadores. Ha tenido la posibilidad de poder actuar de lateral y de central.

P.¿Y el sueño suyo y de la familia de jugar algún día en Junior?

R.

Claro, claro. La idea es jugar algún día en Junior. Uno siempre tiene la ilusión. Será más adelante o cuando Dios quiera. Yo tengo contrato acá en México, quiero cumplirlo y ver si el club ofrece una renovación. Estamos muy contentos y tranquilos acá. El sueño está latente. Si se puede dar, claro que sí. Nunca tuve la posibilidad de vestir la camiseta de Junior, era el equipo con el cual iba al estadio, el equipo referente de uno, de mi ciudad, del que es hincha mi familia, mis amigos y todas las personas que me rodean.

FUENTE: EL HERALDO

Related Articles

Leave a Comment